212on.com







La guerra entre los dioses y los señores de la muerte duró muchos años, y causó mucho sufrimiento a los hombres. El maíz se volvió escaso y sagrado, y solo se podía cultivar con permiso de los dioses. La puerta dimensional se volvió inestable y peligrosa, y solo se podía atravesar con riesgo de perder la vida o la cordura. Quetzalcóatl estaba triste y arrepentido por lo que había hecho. Se sentía responsable por el destino de los hombres y de los mundos. Buscó una forma de restaurar el equilibrio y la paz, pero no la encontró. Entonces decidió hacer un sacrificio supremo, que demostrara su amor y su humildad. Quetzalcóatl se quitó el colgante de jade, que era la clave de la puerta dimensional, y se lo entregó a Uxmal, el primer hombre. Le dijo que lo usara para entrar al inframundo y robar el árbol sagrado del maíz, que era la fuente de la vida y del poder. Le dijo que lo plantara en el cielo, donde los dioses y los hombres pudieran compartirlo y cuidarlo. Le dijo que era la única forma de acabar con la guerra y salvar a los mundos. Uxmal aceptó la misión de Quetzalcóatl, y se preparó para el viaje. Se disfrazó de colibrí, y se llevó el colgante de jade y una bolsa de semillas. Usó el colgante para abrir la puerta dimensional, y entró al inframundo. Allí se enfrentó a los señores de la muerte, que lo reconocieron y lo atacaron. Uxmal logró esquivarlos y llegar al árbol sagrado del maíz. Cortó una rama con su pico, y la guardó en su bolsa. Luego sembró algunas semillas en el suelo del inframundo, como un gesto de paz y de gratitud. Después voló hacia la puerta dimensional, y salió del inframundo. Pero cuando Uxmal llegó al cielo, se encontró con una terrible sorpresa. Quetzalcóatl había desaparecido. En su lugar, había una gran serpiente emplumada, que se enroscaba alrededor del sol. Era el mismo Quetzalcóatl, que se había transformado en el astro rey, para iluminar y calentar a los mundos. Era su último regalo y su última voluntad. Uxmal entendió lo que había hecho Quetzalcóatl, y se conmovió. Plantó la rama del árbol sagrado del maíz en el cielo, junto al sol. El árbol creció y dio frutos, que brillaban como estrellas. Uxmal repartió el maíz entre los dioses y los hombres, y les pidió que lo respetaran y lo honraran. Les dijo que el maíz era el símbolo de la vida, de la muerte y de la resurrección. Les dijo que el maíz era Quetzalcóatl, y que Quetzalcóatl era el maíz. Así terminó la guerra entre los dioses y los señores de la muerte, y se restableció el equilibrio y la paz entre los mundos. Los hombres vivieron felices y prósperos, gracias al maíz y al sol. Y Quetzalcóatl los miró desde el cielo, y sonrió.

22:07 Houston - 02:07 Sao Paulo - 22:07 Mexico City - 23:07 Bogotá - 12:07 Shanghai - 13:07 Tokyo - 04:07 London - 05:07 Frankfurt
  212on.com    
You tube Google Facebook Instagram
Twitter Snapchat Gmail Bing
español
 
  Alerts Social Media
Watch LiveTV Listen Radio
212on.com
 
 La Paradoja de Quetzalcóatl la serpiente emplumada y el secreto del inframundo. Parte III
Now Playing
Soneto III - 5 sonetos a la Serpiente Emplumada la espina dorsal del universo, en el Templo de Quetzalcóatl, el centro del mundo.
 
Soneto II - Quetzalcóatl crea al hombre con el maíz y el agua. Sonetos.
 
212on: español
Soneto V - 5 sonetos a la Serpiente Emplumada la espina dorsal del universo, en el Templo de Quetzalcóatl, el centro del mundo.
 
Más Artículos
Visitantes del Futuro
Llegaron los visitantes, Sus ojos, espejos de mundos distantes, reflejaban rasca...
Leyenda de cómo Quetzalcóatl descubrió el maíz y lo trajo de otros mundos
Cuenta la leyenda que Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, era el dios de la s...
El Templo de Quetzalcóatl es el centro del mundo y la serpiente emplumada la espina dorsal del universo
Hace muchos siglos, cuando los mexicas llegaron al valle de México, buscaban un...